Imagina que es de noche y hace frío fuera, que estás con la calefacción y acabas de cenar. Quizás quieras ver una película, sentarte en el sofá y arroparte con una manta para no quedarte helada pero, también, te apetece algo dulce y delicioso… Y en esta época en la que la Navidad se acerca, como dice esa frase tan famosa: “Vuelve por Navidad”.
Seguro que, a estas alturas, ya te has dado cuenta de lo que vuelve, o mejor dicho, ya está en muchos supermercados y tiendas especializadas: el turrón de Navidad.
Como turrón navideño, uno de los que más gusta tomar, sobre todo por la noche o por la tarde con una taza de café, té o infusión, son los turrones de chocolate que, hoy día, hay de muchos tipos para satisfacer el paladar de cada persona aficionada al chocolate así como a la mezcla con otros sabores.
Y es que el chocolate es uno de los alimentos que hace segregar en el cerebro hormonas de la felicidad y el placer que actúan haciéndonos sentir bien por haber comido ese chocolate. Pero, si éste se mezcla con otros ingredientes, como le ocurre al turrón, dándole sabores suculentos y enriqueciendo el chocolate con mezclas deliciosas, seguro que comer turrones de chocolate se convierte en todo un manjar.
Hay muchas formas de comer turrones de chocolate pero una de ellas, quizás la que te permite deleitarte mucho más con su sabor, es la siguiente: Prueba a sacar el turrón si lo tienes en el frigorífico y dejar que coja una temperatura ambiente. Ahora parte lo que te vayas a comer y caliéntalo un segundo, dos quizás, en el microondas o acercándolo a un radiador. El chocolate se empezará a fundir y, con cada bocado, tu paladar disfrutará mucho más que si lo hubieras comido nada más sacarlo. Además, estará más sabroso.
Pero, si además eres de los que toma algo de alcohol, no mucho, el coñac es una de las bebidas que le va perfecta. Eso sí, primero debes morder un pedazo de turrón y deshacerlo en la boca sin tragarlo para, en ese momento, tomar solo unas gotas de coñac y mezclarlo en la boca. El sabor del chocolate se potenciará catapultándote a unas sensaciones que, quizás, no has experimentado antes.
Ahora que llega la Navidad tienes la oportunidad de volver a disfrutar con los turrones de chocolate y probar nuevos sabores o ser tradicional a tus gustos y volver a degustarlo como si fuera la primera vez.
Vuelve a ser niño, o niña, y redescubre el sabor de los turrones navideños como cada año. ¿No te apetece ahora un poco de turrón de chocolate?