Los dulces y la pastelería en Valencia son necesarios para el hombre

Pastelería en Valencia. El primer alimento que toma un ser humano suele ser la leche materna, rica en azúcar y de sabor dulce. Así que desde el principio, el hombre asocia comer con placer y sabor dulce.

¿Y por qué es la leche materna tan azucarada? Por qué las neuronas necesitan ese azúcar para desarrollarse. El cerebro del bebé se está desarrollando y por eso su organismo busca instintivamente lo dulce. Y esto se mantiene a lo largo de toda la vida. Nuestra psicología y nuestro cuerpo buscan instintivamente lo dulce porque lo necesitan para funcionar correctamente.

Por eso una pastelería tradicional en Valencia es necesaria en la vida cotidiana. Descartar el azúcar en tu dieta es un suicidio nutricional. Como en casi todos los alimentos, la clave está en su consumo moderado y en saber controlar la ansiedad.Pastelería en Valencia ¿Por qué necesitamos el dulce?

Dulces y pasteles de cualquier pastelería en Valencia son deliciosos y esenciales. Proveen de energía a las células y producen el combustible para que el cuerpo se mueva.

Los problemas vienen con el consumo excesivo. Desde desórdenes estomacales, a las caries, pasando por el sobrepeso. Hay que saber moderarse puesto que el cuerpo humano sin azúcar no funciona de manera correcta. La glucosa, que también ingerimos con los carbohidratos y las frutas, es la encargada de que las células funcionen.

No hay que descartar el consumo de dulces y azúcar, y tampoco abusar. Debe formar parte de una dieta equilibrada, acompañada por ejercicio físico. ¡Qué rico está un bollo de una pastelería en Valencia para merendar después de que los niños jueguen un partido!

El consumo abusivo de azúcar, grasas, harinas y una vida sedentaria, terminan por generar obesidad y las enfermedades cardiovasculares cada vez más frecuentes en la sociedad actual.

Pero además los niveles elevados de azúcar en la sangre sí que llegan a tener consecuencias perjudiciales para la salud.

Así pues, entre en una pastelería en Valencia y compre dulces. Su instinto se lo dice. Su organismo lo reclama. Pero también debe hacer caso a ese cerebro racional que le dice que debe consumirlos de forma moderada. Sólo así podrá entrar en una pastelería en Valencia durante muchos, muchos años.

Pastelería Valencia - La rosa de Jericó