Dentro de unas semanas entraremos de lleno en la época de Navidad, un acontecimiento infantil sobre todo pero que hace que también los adultos tengamos ganas de aquello que viene porque se sabe que, por Navidad, hay algunos alimentos que vuelven a casa. Hablamos del turrón de Navidad, de los mantecados, y, algo que todos prueban la mañana del 6 de enero, el típico roscón de Navidad.

Como sabes, el roscón de Navidad tiene muchas formas de prepararse. Los hay con nata, con trufa, solos, etc. pero algo imprescindible en todos ellos son las dos sorpresas que ha de llevar: un haba y un rey. Según la tradición, quien encuentre el haba pagará el roscón mientras que quien encuentre el rey, “coronado y rey será”. Eso sí, hay que hacerlo sin hacer trampa para que nos traiga suerte.

Al ser un manjar tan navideño, y además que da punto y final a las fiestas, es lógico pensar que se quiera disfrutar de un gran sabor del mismo, ¿verdad? Un sabor que te haga añorarlo durante el resto de los días hasta que vuelva la Navidad y puedas volver a comprarlo (porque es de los pocos dulces que no se hacen más que en esa época del año).

Por todo esto es importante elegir un lugar donde la calidad y el sabor sea de lo mejor que haya y ese lugar puede ser la Rosa de Jericó, una pastelería que lleva 125 años abierta y actualmente dirigida por Carlos Jericó.

La Rosa de Jericó

Este lugar es como un oasis en el desierto porque te encuentras con una confitería bombonería al estilo más tradicional, elaborando todos los productos que después sirve con productos tradicionales tanto de Valencia, el lugar donde está ubicada, como de otros puntos de España pero siempre teniendo algo en común: que son materias primas de primera calidad.

Sería difícil destacar un solo producto para probar en la Rosa de Jericó pero el turrón, con la mejor almendra de España, la almendra Marcona, es una delicatessen que deberías probar y, aquellos que han probado el Roscón de Reyes, han repetido porque es como llevarte al cielo sin que tus pies se separen del suelo.

El Roscón de Navidad de La Rosa de Jericó

Elaborar un dulce o, en general cualquier comida, a la manera tradicional, es un lujo para el paladar. Y en cuestión de dulces, tanto porque los hacen como se hacían antes, como por usar materias de gran calidad en su preparación, hace que el Roscón de Navidad sea uno de los más apreciados por los clientes de esta pastelería.

Los roscones son elaborados cuando se acerca la época para que esté siempre con la mejor calidad. Además, para satisfacer el paladar de cualquiera que quiera uno, los realizan de varios sabores, los hay de nata, que suele ser el habitual, de trufa o de crema. Y no, no te has de preocupar porque el de crema sea más pesado, eso es porque has probado otros roscones y no este. Te aseguramos que, cuando lo hayas probado, querrás repetir y la próxima vez te saltarás la cena para, por la mañana al despertarte, tengas más hueco para comer más.